Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Consejos para batch cooking

Con la llegada del frío y el cambio de hora los días se hacen más cortos y empezamos a necesitar mucha más organización. Uno de los puntos débiles de muchas familias es conseguir gestionar las comidas, pues en ocasiones la falta de tiempo hace que recurran a alimentos menos recomendados. Por ello en esta ocasión queremos hablaros de consejos para batch cooking.

El batch cooking no es otra cosa que organizar el menú semanal en un solo día. Es decir, elegimos una serie de platos o alimentos que podemos cocinar, los almacenamos adecuadamente en la nevera y vamos usándolos progresivamente a lo largo de la semana. Para poder hacerlo es necesario tener en cuenta una serie de cosas, entre ellas, el tiempo, la compra y las preferencias.

No todas las familias son iguales y no todas comen a la misma hora ni los mismos alimentos. Por ello es necesario ser consciente de que tipo de alimentación se quiere tener, qué comidas se suelen hacer y por consiguiente qué alimentos comprar para prepararlas. Al principio suele hacerse un poco complicado pero semana tras semana será más sencillo de organizar.

Cuando se quiere comenzar un nuevo estilo de vida más saludable, la organización de las comidas es clave. Por ello, en nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas, solemos dar una serie de consejos a nuestros pacientes para que este proceso les sea más fácil y llevadero.

Consejos para batch cooking

Organizar tu mente es organizar la semana, por ello damos unos consejos básicos al principio:

Marca objetivos y planifica

Piensa cuáles son los días de la semana o las comidas más complicadas. Por lo general pueden ser las cenas o, por el contrario, los almuerzos si hay que llevar tupper a la oficina. Luego están los aperitivos o meriendas, los cuales también hay que tenerlos en cuenta a la hora de hacer la compra.

Gracias a los planificadores semanales podemos apuntar que tipo de comidas o cenas haremos esos días. Una vez tengamos esas ideas claras crearemos una lista con los alimentos necesarios para llevarlas a cabo. Sabemos que parece sencillo pero a veces cuesta coger ideas o trucos para elaborarlo.

División de comidas para batch cooking

Podemos hacer la siguiente división:

Proteínas

Elige dos o tres proteínas grandes que puedas cocinar fácilmente y en gran cantidad. Por ejemplo, podemos hacer albóndigas de pollo en salsa de tomate, carne en salsa o un pollo asado. Con estas tres opciones ya tenemos las raciones de proteínas necesarias para usar en las comidas a lo largo de la semana.

Luego para las cenas podemos dejar hecho un pastel de verduras con patata y huevo, o dejar marinados algún pescado fino que pueda hacerse a la plancha en menos de cinco minutos.

Verduras

Las cremas de verduras o las verduras al horno asadas son una opción fantástica, pues se hacen fácilmente. Mientras cocinamos el pollo en el horno podemos introducir en otra bandeja verduras cortadas para que se vayan asando.

Mientras, en una olla sofreímos y luego cocinamos calabacín, patata, calabaza o zanahoria en otra. Las cremas aguantan muy bien en la nevera e incluso podemos congelarlas si sobran, son muy socorridas, gustan a todos y son la cena perfecta junto con una tortilla a la francesa.

Carbohidratos

Junto con las verduras podemos asar también patatas, lo que da un aporte nutricional más saciante al plato. Además, si nos gusta el arroz blanco tener un poco en la nevera ya cocinado nos permitirá hacer diferentes combinaciones, por ejemplo al unirlo con la carne en salsa. Por otro lado, podemos preparar algún arroz con “cosas”, arroz con pollo, con conejo o con pescado.

Las empanadas también son una opción muy completa, pues si las hacemos de pisto y atún, ya tenemos verduras, proteínas y carbohidratos en una misma porción. Si a este trozo de empanada le sumamos una pequeña ensalada a la hora de almorzar o cenar, ya tendremos una comida muy completa.

Meriendas

Las meriendas y las medias mañanas son casi obligatorias en algunas jornadas por lo exhaustos que estamos. El alimento perfecto para este tiempo es la fruta, una o dos piezas, acompañadas de yogur natural y frutos secos, que nos ayuda a aguantar hasta la hora del almuerzo o la cena.

Si os apetece, alguna semana podéis dejar horneado unos bizcochos integral y repartirlo en porciones para llevar al trabajo o mandarlo al colegio de los niños. Evita ingerir alimentos cargados de azúcares o grasas como las galletas o los dulces.

Guisos o sopas

Hacer un guiso a la semana ya sea de garbanzos o lentejas será muy nutritivo a la vez que socorrido. Gracias a ello podremos comer un par de días e incluso complementar alguna cena. Las sopas con fideos, huevos y jamón picado para las frías noches, acompañados de un aliño de tomate es algo sencillo y rápido.

Este es un artículo orientativo, elegir el menú es personal y en cada casa hay horarios diferentes. Siéntate a pensar y a hacer una lista de aquello que soléis comer y así podrás sacar las mejores ideas.

Más
articulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
×