Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Rompiendo mitos sobre el veganismo

Cada vez existe una mayor conciencia sobre las consecuencias que nuestras acciones tienen en el mundo que nos rodea. De ahí que la filosofía vegana gane cada vez más adeptos y, por lo tanto, la alimentación vegana también lo haga. En nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas tenemos varios pacientes que viven acorde a esta filosofía y trabajamos con ellos desde diferentes áreas para que consigan sus objetivos. De ahí que en esta ocasión queramos explicar los mitos sobre el veganismo que por desgracia muchas personas creen.

¿En qué consiste la filosofía vegana?

La filosofía vegana es una corriente ética que promueve el rechazo al consumo y explotación de animales y sus derivados, con el fin de reducir su sufrimiento y el impacto ambiental generado por la industria ganadera.

Los veganos piensan que los animales tienen derecho a ser tratados con respeto y consideración y que no deben ser utilizados como meros recursos para satisfacer las necesidades humanas. Por lo tanto, evitan consumir cualquier producto que contenga ingredientes de origen animal o que haya sido producido a partir de la explotación animal, como la carne, los productos lácteos, los huevos, la miel, la lana, el cuero y la seda, entre otros.

Rompiendo mitos sobre el veganismo

Existe una serie de mitos sobre el veganismo, que suele entorpecer mucho los procesos de nuestros pacientes e incluso de aquellas personas que están interesados en esta filosofía. De ahí que con este artículo intentamos romper con todos ellos paso a paso.

Una persona vegana solo come verduras

El mito más común que se tiene es que las personas veganas se alimentan solo de frutas, algo que es totalmente incierto, pues consumen una amplia variedad de alimentos. Existe una diferencia que hay que matizar, las personas veganas no consumen ningún producto de origen animal, ni en ropa ni en comida. Por el contrario, las personas vegetarianas pueden consumirlo, ya sea huevo o pescado.

Por lo tanto, el campo es muy amplio, porque en función de la filosofía vegana que llevas, podrás tener una alimentación con una serie de productos diferentes y a su vez suelen utilizar productos como ropa o jabones distintos.

Una dieta vegana no tiene suficientes nutrientes

Se tiene la falsa creencia que por eliminar algunos productos de una dieta tendremos un déficit de nutrientes. Eso es totalmente falso, ningún alimento es imprescindible y siempre pueden ser sustituidos por otro grupo. Por ello una dieta vegana o vegetariana saludable es perfecta para cualquier persona y apta para todas las etapas, infancia, juventud, adultez, atletas o personas mayores.

Las dietas veganas son muy sanas

Totalmente falso, comer alimentos que no proceden de origen animal no hace que una dieta sea saludable o que valga para perder peso. Es muy habitual encontrarnos usuarios en consulta que piensan que adoptando esta dieta perderán peso o ganaran salud.

El problema es que por ejemplo las galletas Oreo son veganas, el azúcar el vegano, el pan en muchos casos también lo es, la pasta, etc. Todo ello comido en grandes cantidades no es nada sano, por lo tanto, nos podemos encontrar ante los mismos problemas que hallaríamos en una dieta omnívora.

Rompiendo mitos sobre el veganismo: A las dietas veganas les falta proteína

Muchas personas creen que en los alimentos de origen vegetal no se encontrarán las proteínas de calidad necesarias para que el organismo funcione correctamente. Pero lo cierto es que existen proteínas de gran calidad dentro de este campo. Qué significa esto:

  • Todos los aminoácidos esenciales se encuentran dentro de estos alimentos, estos son los que forman las proteínas, por lo tanto, cuenta con lo que el cuerpo necesita.
  • Hay alimentos vegetales que tienen un perfil de proteína completo como podrían ser la soja, garbanzos u otras legumbres. También los pistachos, la quínoa, las semillas de chía o el amaranto. Aunque las raciones son adecuadas de cara, uno de ellos es diferente.
  • Las lentejas son una proteína incompleta, pues le falta metionina que es un aminoácido esencial. Para poder completarla es necesario comerla con arroz, al cual le falta lesinia, una vez juntas ya están completas. No es necesario que sean combinadas en la misma comida, puedes comer lentejas al medio día y cenar arroz, así ya sería suficiente.
  • Las mejores combinaciones para hacer que la ingesta proteica sea completa son; legumbres y cereales, frutos secos y legumbres, o frutos secos con cereales.

En consulta solemos trabajar con muchos pacientes que consumen una dieta vegetariana o vegana, por lo tanto, acostumbramos a enseñarles cómo realizar buenas combinaciones. Como en cualquier tipo de alimentación las porciones son importantes, al final el cuerpo necesita una serie de gramos de macronutrientes para funcionar. Excedernos en ellos solo nos hará daño y elevará el consumo calórico, el cual si no es necesario es mejor no hacerlo.

Más
articulos

Sin categoría
Cristina Yebra Cañardo

Salsa agridulce casera

¿A quién no le apetece cenar unos rollitos de primavera sin tener mal de conciencia?
Pues esta salsa es ideal para acompañarlos, toma nota.

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×