Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cómo trabajamos la psiconutrición?

La psiconutrición es una herramienta que cada vez más se suele trabajar en consulta. En psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas, tenemos la suerte de llevar años trabajando en este sector bajo esta premisa. Esto se debe al hecho de considerar que una gran parte de las personas que acuden a un nutricionista, lo hace con un bagaje detrás para el cual necesitan más ayuda que solo un plan nutricional.

La psiconutrición es una fusión entre la psicología y la nutrición, que tiene como objetivo conseguir un bienestar emocional a la vez que físico. Lo que pretendemos es promover unos buenos hábitos alimentarios que puedan perdurar en el tiempo. Y para conseguirlo necesitamos hacer un trabajo holístico, desde los diferentes puntos débiles de los pacientes.

Una gran parte de la población está por encima de su peso, y esto se debe al estilo de vida que hemos llevado en el último siglo. Por ello es importante crear nuevas herramientas que nos permitan llevar un estilo más saludable, y que seamos capaces de anclarla a nuestras costumbres. Debemos tener en cuenta que no todo el mundo tiene los mismos horarios, las mismas costumbres y el mismo rito, de ahí la necesidad de trabajarlo todo en bloque.

Tenemos muchos pacientes que llegan a nuestra consulta, muy bloqueados y estancados, pues llevan media vía a dieta y no consiguen regular su peso. Es necesario trabajar con nuestros pacientes todas las variables para poder llegar a un camino más sencillo.

Razones por las que pensamos que lo estamos haciendo adecuadamente, pero estamos tomando malas elecciones:

  • Comer comida pensando que es saludable o comer más porción de aquella que sí lo es. Hay que entender que todos los alimentos aportan calorías y nutrientes, y saber elegirlos y consumirlos en su proporción será la clave.
  • Líquidos azucarados: es quizás de los pocos productos que podemos decir que son malos, pero de verdad. Los refrescos, batidos o zumos, causan un gran impacto, pues no sacian, pero aportan muchísimas calorías vacías de nutrientes que solo nos hacen ganar peso sin haber consumido lo que de verdad merecemos.
  •  Comer contando calorías: es mejor saber de dónde proceden esas calorías que cuantas tiene en sí. Nos centramos en consumir cosas bajas en grasa, en azúcares, en todo, y muy poco por los nutrientes que tienen y por qué los necesitamos.
  • Hacer dietas poco saludables: las dietas restrictivas, no son sustentables a largo plazo, es importante encontrar un equilibrio entre lo que comemos y lo que nos movemos. No consiste en comer menos, sino mejor, más variado, y en movernos algo más de lo que acostumbramos.
  • Movernos poco. El cuerpo del ser humano está hecho para moverse, cuando no lo hacemos este tiende a atrofiarse, a bajar la densidad muscular. Cuando la musculatura es muy pobre, se gastan menos calorías y, por tanto, coger peso es mucho más rápido, pues el consumo metabólico basal es bajo. Busca formas de mantener el cuerpo lo más atlético posible, y verás un cambio muy significativo.

Por otro lado, podemos encontrarnos con problemas más complejos:

  • Sufrir problemas hormonales: SOP, hipotiroidismos y demás pueden agravar el hecho de conseguir ciertas metas. Es imprescindible acudir a un profesional médico para equilibrar los problemas que se tengan.
  • Dejar de fumar: es habitual que al dejar de fumar la gente coja peso durante un tiempo. Solemos sustituir un vicio por otro o reemplazar la ansiedad que nos aliviaba y producía el propio tabaco, por comida, la cual nunca suele ser excesivamente saludable.
  •  Estrés crónico, problemas psicológicos graves: cuando se padece alguna de estas dos afecciones, las cuales las tiene un gran porcentaje de la población, conseguir llevar a cabo una pauta es más complicado.

Cómo trabajamos la psiconutrición

La psiconutrición es un enfoque integrador que considera la relación entre la alimentación, el estado emocional y la salud.

  1. Identificación de patrones alimentarios: La psiconutrición puede ayudar a identificar patrones alimentarios y hábitos que pueden estar contribuyendo al aumento de peso, como comer en exceso en respuesta al estrés o la ansiedad.
  2. Manejo de las emociones: La psiconutrición puede proporcionar herramientas para manejar las emociones que pueden estar relacionadas con la alimentación, como la tristeza, el aburrimiento o la soledad. Al aprender a manejar estas emociones de manera efectiva, puede ser más fácil resistir los antojos y mantener una alimentación saludable.
  3. Reducción del estrés: El estrés puede tener un impacto negativo en la alimentación y el peso corporal. La psiconutrición puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad a través de técnicas de relajación, como la meditación o la respiración profunda.
  4. Cambios en la actitud hacia la alimentación: La psiconutrición puede ayudar a cambiar la actitud hacia la alimentación, fomentando una relación más saludable con la comida y promoviendo la alimentación consciente.

Más
articulos

batch cooking
Alimentación saludable
Rompiendo Dietas

Consejos para batch cooking

Con la llegada del frío y el cambio de hora los días se hacen más cortos y empezamos a necesitar mucha más organización. Uno de

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×