¿Qué es la microbiótica de la flora intestinal?

La flora intestinal, esa amiga tan maltratada y que tan poca atención recibe, suele ser la causante de algunos de los problemas más complejos. La flora se aloja en los intestinos y es muy importante en el cuerpo. Aunque todo el mundo ha oído hablar de ella, pocos saben cómo funciona y cómo cuidarla y respetarla adecuadamente. Es por ello que, desde nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas, vamos a intentar aclarar esta cuestión.

¿Qué es la macrobiótica de la flora intestinal?

La microbiótica es una comunidad de microorganismos reunidos en un lugar determinado. Están en diferentes partes de nuestro cuerpo, sobre todo en zonas mucosas, pero es en la última zona del intestino, en el colon y en el tracto, donde más densidad poblacional hay. En el intestino delgado el número es más reducido, debido a que las secreciones ácidas del estómago imposibilitan un poco la supervivencia en la zona. Por el contrario, en el colon, la densidad es mayor, dado que el tránsito es más lento y las condiciones de viscosidad y temperatura son adecuadas.

La flora intestinal es una gran desconocida

La microbiótica de la flora intestinal cuenta con alrededor de 100 billones de bacterias de unas 5000 variedades distintas. Es curioso su origen, y es que el bebé recibe parte de su carga microbiótica en el mismo momento del parto y posteriormente se desarrolla con la interacción con el ambiente y la comida.

Funciones de la flora intestinal

A continuación detallaremos las funciones que tiene la flora intestinal en nuestro organismo:

  • La macrobiótica nos nutre: cuando la fibra que comemos fermenta, se produce energía para nuestras células intestinales. También se producen ácidos grasos que se asocian con la prevención del cáncer.
  • La macrobiótica también ayuda en la producción de vitamina K y B12, y ayuda en la absorción del calcio y hierro.
  • Previene la invasión de agentes infecciosos, manteniendo en equilibrio la zona.
  • Colabora con la defensa de enfermedades.
  • Impide la invasión de elementos bacterianos externos. Nuestras propias bacterias se instalan para evitar la colonización.
  • La microbiótica tiene la función de distinguir las bacterias patógenas de los virus, y responder ante ellos.

Factores que alteran la microbiótica

Como comentábamos al principio del artículo, la flora es muy maltratada, y muchas personas acaban en consulta, ya que necesitan dietas especiales por ello. La macrobiótica debe cuidarse; aunque es algo natural en nosotros, podemos destruirla y producir daños severos y casi irreparables.

Entre los factores que pueden producir una alteración en la macrobiótica de la zona, están los siguientes:

  • El estrés suele alterar mucho esta zona y bajar las defensas.
  • Tener alguna enfermedad o trastorno del sistema digestivo, como intolerancias o la enfermedad de Crohn
  • Las infecciones intestinales contraídas por bacterias que suelen encontrarse en la comida o el agua.
  • Cuando se pasa por un proceso de diarreas agudas, la flora puede verse mermada y hay que tomar medidas para mejorarla.
  • Los laxantes.
  • Los malos hábitos: sedentarismo, ingesta de alcohol regular, fumar, etc.
  • La ingesta de antibióticos suele destruir la flora, pues destruye las bacterias patógenas.
  • Con la edad, la flora va perdiendo funcionalidad.
  • El exceso de higiene provoca una disminución en la exposición de las bacterias, sobre todo si se hace a una temprana edad. Hay que crear un equilibrio para su desarrollo.

Síntomas de que padeces problemas en la macrobiótica

A continuación detallaremos cuáles son los síntomas que pueden hacernos sospechar que nuestra macrobiótica no está en su mejor momento.

  • Diarreas frecuentes y sin un origen claro.
  • Distensión abdominal; es decir, el abdomen se inflama después de comer incluso la comida más saludable.
  • Estreñimiento después de periodo de diarrea.
  • Digestiones muy pesadas y largas, sin importar lo que se haya comido.
  • Dolores abdominales.
  • Gases y ruidos intestinales frecuentes.

Es una patología inflamatoria, y muchos de estos síntomas deben presentarse en periodos largos de tiempo. Si eso es así, acude a tu médico de confianza y consulta cómo llevar una dieta para poder ayudar en su recuperación.

Consejos para cuidar la flora

Para poder ayudar en su recuperación, es imprescindible comenzar a comer más sano y averiguar si tenemos algún problema de salud, como quizás alguna intolerancia. La fruta es clave, dado que aporta polifenoles y tiene fibra, pero también hay que hacer lo siguiente:

Consumir probióticos

Busca ayuda en tu médico o nutricionista sobre los probióticos que mejor te vendrán para poder regenerar la flora intestinal.

Llevar una dieta pautada

Busca ayuda con un nutricionista y lleva una dieta acorde a ti y a tus necesidades.

Hazte pruebas

Hazte pruebas para saber si tienes una intolerancia, pues es algo que puede provocar problemas en la flora. Si el caso es afirmativo, habrá que variar la dieta para poder recuperarla.

Más
articulos

nutrición fitness
Nutrición deportiva
Rompiendo Dietas

Mitos sobre nutrición fitness

Los nutricionistas deportivos online Huesca (Rompiendo Dietas) son cada vez más buscados por las personas que necesitan ayuda y consejos para llevar una alimentación deportiva

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×