¿Como es el flujo vaginal normal?

La salud es un conjunto que abarca múltiples factores, y la nutrición afecta a cada una de ellos. Como sabéis, en nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas, trabajamos este campo desde una perspectiva holística, buscamos interconectar todos los puntos para crear una red saludable. En este caso, hablaremos de cómo es el flujo vaginal de la mujer en las diferentes etapas y de cómo saber analizarlo.

Si habéis pasado ya por nuestro Instagram, sabréis que recientemente hemos hecho una publicación relacionada con el flujo vaginal y la salud sexual. Al tener una consulta multidisciplinar, contamos con profesionales de diferente índole, lo que nos permite trabajar la salud desde todas las perspectivas. En este artículo hablaremos sobre cómo es el flujo vaginal, cómo cambia, qué color o textura tiene y qué significa todo ello.

El flujo vaginal y su olor son un indicador de nuestra salud; incluso la alimentación puede verse reflejado en él. No hay que obsesionarse, pero no está de más conocer cómo es el nuestro, cómo cambia y así poder detectar futuras alteraciones que podrían derivar en problemas.

Cosas que hay que saber sobre cómo es el flujo vaginal

Las secreciones vaginales son normales y varían en función de nuestro estilo de vida, de nuestra salud y, sobre todo, de la etapa del ciclo en la que nos encontremos. A continuación detallaremos alguna de sus características:

  • La consistencia, la cantidad y el color varían en función de la fase del ciclo menstrual en la que nos encontremos.
  • Cuando es un flujo vaginal atípico, el olor, la consistencia y la cantidad serán diferentes a las que solemos tener todos los meses.
  • En las secreciones vaginales es donde se detectan posibles alteraciones, como bacterias, ITS o infecciones; por lo tanto, hay que hacerse revisiones regulares.
  • Para mantener ese flujo en un estado normal, no hagas duchas vaginales, no uses productos indebidos, no abuses del jabón y, sobre todo, usa protección durante tus actividades sexuales.

Qué se considera un flujo vaginal normal

Aunque de una mujer a otra suele haber diferencias, si se tiene una estilo de vida saludable, no hay enfermedades y todo está equilibrado, las características deberían ser las siguientes:

Consistencia y color del flujo vaginal

Al inicio del ciclo, el flujo tiende a ser más seco y pegajoso. En la segunda mitad de la fase folicular, que es la primera fase de tu ciclo, empieza a ser más blanquecino y cremoso. Justo antes de la ovulación, se vuelve más elástico, húmedo y transparente, parecido a la clara de huevo. Una vez que se ha ovulado, la secreción vuelve a ser más seca y toma un color blanquecino o amarillento.

Cantidad

La mayoría de las mujeres notan que la secreción puede aumentar a lo largo de la primera fase del ciclo. Después de la ovulación, el volumen suele disminuir y, por lo general, se mantiene de ese modo hasta que aparece la menstruación. Todo esto hay que medirlo con los parámetros individuales de cada persona.

Olor del flujo

La secreción suele ser inodora o quizás tenga un olor suave, poco desagradable. El olor que solemos notar suele ser más una mezcla que se produce con la orina o la sangre durante la menstruación. El cambio en el olor es uno de los detonantes que podemos notar para saber si se está produciendo algún cambio.

Recuerda que si usas un método anticonceptivo de índole hormonal, como las pastillas, estos patrones cambiarán, dado que las hormonas están alteradas.

Qué se considera un signo vaginal atípico

Para saber cómo es el flujo vaginal atípico es necesario observar si se presentan algunos de los siguientes síntomas:

  • El flujo es muy aguado o excesivamente espeso.
  • El color es blanquecino o tiene tonalidades amarillas, grises, verdosas o marrones.
  • La cantidad aumenta significativamente.
  • El olor es más desagradable; algunas personas lo asocian a metal o pescado.

Estas secreciones atípicas pueden ocurrir por diversos motivos dentro de la macrobiótica vaginal. Cuando esta pierde su equilibrio, empiezan a suceder cambios en el olor, la cantidad y la textura. Este es el momento de acudir a un profesional de la salud para evaluar la situación.

Factores que contribuyen al cambio

Entre estos factores, podemos mencionar los siguientes:

  • Excesiva limpieza, sobre todo con productos no específicos.
  • Cambios en la pareja sexual.
  • Uso de anticonceptivos hormonales: pastillas, DIU, parches, etc.
  • Prolongación de los sangrados.
  • Antibióticos.
  • Menopausia o embarazo.
  • Diabetes sin tratar.
  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Cambios en la dieta, generalmente poco positivos.
  • Fumar o consumir sustancias tóxicas para el organismo.

Para que podáis conoceros mejor y tratar diferentes aspectos, en nuestra consulta Rompiendo Dietas Huesca contamos con sesiones de profesionales de la salud sexual. Es importante conocernos y que os conozcamos para poder pautar a nivel nutricional lo que mejor os va a sentar en vuestras diferentes etapas.

Más
articulos

No hacer dieta en enero
Psicología
Rompiendo Dietas

No hacer dieta en enero

Ha llegado enero y con él los buenos propósitos para este nuevo año 2023, entre los que se suelen encontrar bajar de peso. Desde nuestra

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×