Nutrición infantil

Comenzar a desarrollar una buena relación con la comida desde la infancia es muy importante; por ello, la nutrición infantil es clave para nosotros. Desde nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo dietas, trabajamos con los padres para que aprendan a llevar una alimentación sana para ellos y toda la familia. Preocuparnos por ello nos permitirá aprender y gestionar sus puntos más relevantes.

La nutrición infantil durante los primeros años de vida es fundamental para poder desarrollarse de manera saludable en todos los aspectos, los fisiológicos y los psicológicos. Por ello, queremos aportar en este artículo algunos puntos básicos para poder darles de comer de manera sana y equilibrada a ellos y a casi toda la familia.

Es bueno que coman muy variado y que se evite en la medida de lo posible la ingesta de zumos o alimentos muy azucarados y procesados. Cuando se toma uno de estos productos, se está sustituyendo otro que suele ser de mayor calidad. Por ejemplo, si para la merienda les damos un batido y unas galletas, estamos reemplazando la porción de fruta o lácteos que deberían ir ahí. Por ello, si esta situación se produce de manera habitual, acabaremos generando un mal hábito y una falta de nutrientes.

Para poder conseguir esto de forma segura y sostenible en el tiempo, los más pequeños deben ser conscientes de por qué se toman las decisiones. De esta forma, podrán adquirir un hábito saludable mediante el cual ellos también decidan qué comer en su día a día. Con ello, conseguiremos que cuando sean adultos tengan menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y demás.

Consejo para disminuir la ingesta de ultraprocesados

En consulta, muchos padres acuden buscando consejos, pues sus hijos les piden alimentos con poca carga nutricional. Un truco que solemos darles, sobre todo para transicional, para aquellos días que están muy quejicosos o incluso para antes de ir a un cumpleaños, es el siguiente: primero dales la porción de fruta, pan, verdura o yogur que toque ese día, y luego les dices que podrán comer unas galletas o un bollito.

¿Qué conseguiremos con ello? Pues, que el consumo del producto menos saludable sea menor y que con el tiempo se acostumbre a no comerlo. Con las fiestas ocurre lo mismo: en ellas, como es normal, hay comida divertida y poco saludable. Pero, como estos son días especiales, no pasa nada por comer este tipo de cosas. Aun así, antes de salir dale de merendar a tu hijo aquello que coma habitualmente. Gracias a ello, no llegará con tanta hambre y solo elegirá aquellas piezas que más le atraigan o le gusten, lo cual evitará atracones.

Claves de la nutrición infantil

A continuación daremos una serie de pequeños tips que nos ayudarán como padres a integrar hábitos saludables en los más pequeños de la casa.

Vigila el calcio

El calcio en esta etapa es muy importante para el crecimiento del niño, ya que es el encargado de formar sus huesos; lo ideal es que tome unos 500 ml de leche o derivados, u otro alimento que contenga una porción de calcio similar.

Limita el consumo de grasas poliinsaturadas

La bollería industrial está cargada de grasas saturadas y ultraprocesadas que no son nada saludables. Limitar su consumo es la clave para dejar espacio a alimentos más nutritivos como la fruta.

Consumir dulces o galletas de manera habitual provocará aumento de peso, colesterol alto e incluso el desarrollo de diabetes.

Pescado blanco

El pescado blanco en niños es mejor que el azul; esto se debe a que tiene menos grasas y menos concentración de mercurio. Suele gustar más a los más pequeños, dado que su sabor es más suave y es menos espinoso en algunos casos.

Consumo de legumbres

Las legumbres son las grandes olvidadas de esta generación y es una pena, pues son un alimento muy completo y nutritivo. Comerlas al menos dos veces por semana es muy importante, tanto si se lleva una dieta vegana como si no.

Cinco piezas de fruta y verdura

El consumo de frutas y verduras es imprescindible, puesto que las vitaminas y nutrientes que aporta no pueden obtenerse de otros alimentos. Introduce las verduras en cualquier comida y procura que la fruta esté siempre a mano para que puedan recurrir a ella si tienen hambre.

Desayunos contundentes y cenas ligeras

Los niños consumen mucha energía; por ello, es relevante que sus desayunos sean muy completos e incluyan carbohidratos complejos, grasas saludables y proteína. Esto les ayudará a desarrollarse durante toda la mañana y llegar con menos hambre al almuerzo.

Luego, una pequeña merienda y una cena ligera les permitirán conciliar el sueño más rápidamente, por lo que descansarán mejor. Ser consciente de la nutrición infantil de los niños es clave para mejorar su salud.

Más
articulos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×