¿Son los edulcorantes malos para la salud?

Los edulcorantes diariamente ganan más popularidad.  Una de las causas es que cada vez menos personas quieren ingerir azúcar blanca en sus productos. El problema es que, los edulcorantes, al igual que el azúcar, deben ser consumidos de forma ocasional y no regular. Por ese motivo, desde nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas, queremos despejar la duda sobre si los edulcorantes malos para la salud.

Todos sabemos que el consumo de azúcar es una de las sustancias que abusando de ella causa una amplia variedad de enfermedades como la diabetes, cardiopatías o hipertensión (debido a la obesidad). Debido a ello, muchas personas para no consumirla buscan sustitutos no calóricos, y es ahí donde entra en juego los edulcorantes.

Una de las preguntas que más nos hacen en consulta es la de si los edulcorantes son malos para la salud o no. Todo esto porque viendo que el azúcar no es un buen aliado, muchos buscan en los edulcorantes una forma de paliar esa necesidad de dulce. El problema es que la respuesta no es tan sencilla, ya que requiere de cierta explicación y es la que daremos a continuación.

¿Son los edulcorantes malos para la salud?

Los edulcorantes son un compuesto químico que tiene como fin endulzar los alimentos o las bebidas. Podemos encontrar dos grupos: aquellos que son naturales o los artificiales. Por lo tanto cada uno tiene diferentes intensidades. Lo que buscamos al usarlos es sustituir al azúcar, intentando que los productos cuenten con menos calorías y evitando los picos glucémicos.

Podemos hacer una distinción entre los edulcorantes que son calóricos y aquellos que no lo son: 

Edulcorantes no calóricos

Como comentábamos aquí podemos hablar de edulcorantes naturales y artificiales:

  • Naturales: stevia, taumatina, monelina, polioles del azúcar, etc.
  • Artificiales: aspartamo, sacarina, ciclamato, etc.

Existen muchos más, pero vamos a intentar enfocarnos en los que son más conocidos por el público en general. La mayoría los hemos visto en  productos que compramos en el supermercado con regularidad, pues suelen estar en los procesados o ultraprocesados.

Edulcorantes calóricos

Los edulcorantes calóricos son mucho más conocidos históricamente y podemos encontrar los siguientes:

  • Naturales: azúcar, azúcar de caña, jarabe de glucosa, azúcar de palma, miel, sucralosa, dextrosa, fructosa, tagatosa, etc.
  • Artificiales: podemos ver los que son modificados: jarabe de maíz, caramelo o azúcar invertido. Otros son alcoholes del azúcar: sorbitol, eritritol, maltitol, xilitol, etc.

Verdades y mitos de los edulcorantes

Alrededor de esto existen muchas dudas, mitos y polémicas. Cuando nos preguntan en consulta si los edulcorantes son malos para la salud, en verdad lo que están preguntando es si los edulcorantes artificiales no calóricos son buenos para nuestro cuerpo y pueden consumirse de forma regular.

La respuesta no es sencilla, dado que cada edulcorante cuenta con una serie de características, algo que se debe tener presente antes de valorarlo. El uso puntual de edulcorante no es inconveniente, como tal, al igual que el consumo de azúcar esporádico. 

Lo que ocurre es que tanto el azúcar como el edulcorante suele ir acompañado de harinas, grasas saturadas, etc. Esto se debe a que la mayoría de las veces consumimos los edulcorantes a través de dulces, bollerías, galletas o salsas. Por lo tanto, no hay una relación como tal en el hecho de dejar de comer azúcar y dejar de “engordar”, pues un donut endulzado con azúcar blanca o edulcorante sigue sin aportar nada.

Alteración de la macrobiótica por los edulcorantes

La contrapartida de los edulcorantes es que no todos son muy seguros, pues pueden alterar la macrobiótica. En el blog ya tenemos un artículo que hace referencia a cómo cuidar la microbiótica intestinal.

Según diversos estudios, los edulcorantes como la sacarina y la sucralosa sí podrían modificar la microbiota, por lo que se requiere que su consumo sea moderado. Además, la sacarina, concretamente, puede dificultar la pérdida de peso y los niveles de glucosa en sangre. 

Por esa razón la Stevia es el endulzante que más se podría recomendar, dado que es más natural y no tiene calorías. Pero si eres diabético, es necesario moderar su consumo, y quizás consumir mejor de manera puntual la sucralosa.

En otro orden de cosas, muchas personas nos señalan que a ellos les gustaría poder hacer su tradicional bizcocho casero de forma ocasional, pero con menos carga calórica. Para eso los mejores edulcorantes serían el xilitol y el eritritol, ya que podrían equipararse en consistencia al azúcar blanca tradicional.

Por el lado de los niños, lo lamentamos mucho, pero no hay sustitutivos. Lo mejor es retrasar el consumo de azúcar lo máximo posible. Al igual que evitar la ingesta de ultraprocesados, porque ya están endulzados con azúcar o con edulcorantes artificiales. 

En ese sentido, es mejor consumir la fruta natural y los demás carbohidratos simples, ya que aportan los niveles de azúcar en sangre que necesitan.

Más
articulos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×