¿Cenar carbohidratos engorda?

Después de las fiestas navideñas, el propósito más repetido es querer bajar de peso a toda costa. Esto supone caer en mitos y errores alimenticios que pueden acarrear serios problemas de salud física y psicológica. Entre las consultas más frecuentes que recibimos de nuestros pacientes cuando empezamos a trabajar con ellos, está la de si cenar carbohidratos engorda. Cuando vienen con este tipo de cuestión ya sabemos que deberemos trabajar la psiconutrición para poder sanar aspectos que han sido dañados con anterioridad.

El mito de que cenar carbohidratos engorda lleva muchas décadas implantado en nuestra sociedad, lo cual ha forjando falsas creencias que han hecho mucho daño. Muchas de estas ideas erróneas se deben a que se engloban todos los carbohidratos dentro del mismo saco, cuando lo cierto es que poco o nada tiene que ver una patata con un donut. Para poder explicar mejor todo esto, es necesario que conozcas qué son y cómo funcionan los carbohidratos.

Haremos un análisis sencillo para explicar todos los conceptos y hacer llegar a todos los interesados la información necesaria. Como resumen de lo que aclararemos más abajo, podemos decir que cenar carbohidratos no engorda por sí mismo, dado que ningún alimento lo hace. Todo es siempre un conjunto y un balance, algo que ya hemos explicado en artículos anteriores.

Rompiendo mitos sobre cenar carbohidratos

Empezaremos explicando los tipos de carbohidratos que existen para que se pueda entender bien que no es lo mismo comer avena que cereales de chocolate.

Carbohidratos simples

Los carbohidratos simples son una fuente de energía rápida e inmediata. Este tipo de carbohidrato se encuentra de forma natural en el azúcar, la miel, la fruta, los lácteos, etc. Y sobre todo se encuentra en alimentos ultraprocesados, como los pasteles, los bollos, los zumos, refrescos, etc.

Carbohidratos complejos

Los carbohidratos complejos se subdividen en dos grupos:

Carbohidratos complejos con función energética

El aporte de azúcar en este tipo de carbohidratos necesita de una mayor digestión para que sea absorbida, por lo que se va liberando lentamente en el organismo durante más tiempo. En este apartado encontramos a las legumbres, los tubérculos, los cereales, etc.

Carbohidratos complejos con función reguladora

En el otro lado de los carbohidratos complejos, están los que tienen una función reguladora del azúcar en nuestro organismo. Podemos encontrarlos en verduras, hortalizas, frutas enteras, legumbres, frutos secos, cereales y harinas integrales, etc.

El temido carbohidrato se encuentra presente en la mayoría de los alimentos, muchos de ellos considerados muy saludables, como las frutas o las hortalizas. La glucosa, que es la sustancia energética en la que se convierten los carbohidratos cuando llegan a nuestro cuerpo, es el que puede regularse en función de los tipos de carbohidratos que se consuman. Es el nutriente favorito de las células; por ejemplo, los músculos la adoran, pues les permite moverse más rápidamente.

Como habrás podido notar, no todos los carbohidratos son iguales; por lo tanto, no todos los alimentos provocan la misma reacción en nuestro organismo. No existen mejores ni peores elecciones, solo es necesario saber cuándo es mejor consumir cada uno, y eso siempre lo trabajamos desde psiconutrición Huesca.

Por ejemplo, cuando consumimos carbohidratos no refinados, la fibra que poseen ayuda a regular el azúcar en sangre, lo cual mejora el estreñimiento y la macrobiótica digestiva. Además, hay que ser consciente de que los alimentos ricos en fibra siempre poseen mayores cargas de vitaminas y antioxidantes: no es lo mismo una manzana con su piel que unas galletas digestive.

Tener tanto un consumo muy bajo como uno muy elevado de carbohidratos puede ser perjudicial para la salud. Como siempre decimos, hay que buscar el equilibrio propio, ya que es algo  muy importante tanto para la salud física como para la mental. Es en este punto donde entramos los profesionales de psiconutrición Rompiendo Dietas.

Hay que recordar que ningún alimento es imprescindible, pero sí lo son los nutrientes, ya sea en cargas bajas o altas. Por ejemplo, en la dieta cetogénica, que es válida para tratar la epilepsia refractaria, los carbohidratos se encuentran en muy baja proporción, pero no están eliminados, solo que se consumen a través de ciertos alimentos para que sean más efectivos.

Conclusión de por qué cenar carbohidratos no engorda

¿Qué conclusión podemos obtener después de este análisis? Podemos concluir que cenar carbohidratos no engorda, sin importar que ingieras tu porción recomendada durante el día o de noche. Lo que se debe tener en cuenta es qué tipo de carbohidratos estás eligiendo; cuándo se realiza la mayor quema de energía; si haces deporte antes o después de cenar; si lo haces antes de merendar o antes de almorzar. Para un consumo eficiente, es mejor consultar a tu nutricionista de confianza.

Más
articulos

Sin categoría
Cristina Yebra Cañardo

Tahini

Una pasta base para recetas como hummus o ensaladas.

Read More »

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×