Recomendaciones para aplicar el método de alimentación BLW

Por suerte en los últimos años la sociedad se ha cuestionado los modelos de alimentación que se habían impuesto tiempo atrás. Durante los años 80, 90 y la primera década del 2000, los purés de verduras y fruta para los más pequeños de la casa fueron una religión. No existía otra opción: los bebés debían comer triturado, no fuera a ser que se atragantaran. Sin embargo, una nueva corriente sobre nutrición ha ido haciéndose espacio, hablamos del método de alimentación BLW.

El BLW (baby led weaning) es un método a través del cual se irán introduciendo alimentos sólidos en la dieta de los bebés a partir de los 6 meses aproximadamente (dependerá de cada niño). Parece muy revolucionario; sin embargo, antes de que existieran las trituradoras en las cocinas, los bebés no comían purés tal como los conocemos hoy en día. Esta forma de ir dándole a conocer al niño los productos requiere de cierta técnica y supervisión.

Desde nuestra consulta de nutrición Huesca Rompiendo Dietas, ofrecemos asesoramiento a los padres y madres sobre el método de alimentación BLW, sobre cómo ir introduciendo los alimentos y por qué unos son más importantes que otros en este proceso. De este modo, podrán crear menús apropiados a la edad de su bebé. No se trata de un método exigente; al revés, es mucho más cómodo que tener que estar haciendo purés y transportarlos de un lado a otro; sin embargo, se requieren ciertos conocimientos antes de comenzar.

El BLW tiene ciertas normas imprescindibles que se deben cumplir para que todo el proceso se realice de manera segura y respetuosa con el menor. La clave está en sustituir los purés por alimentos enteros, igual que te los comerías tú, pero adaptados a su edad. Al principio, no sabrán usar cubiertos; por lo tanto, la comida deberá tener una presentación adecuada para que ellos puedan sujetarla y llevársela a la boca.

Hay que ser conscientes de que el BLW es la alimentación complementaria; es decir, el bebé seguirá realizando lactancia materna o tomando leche de fórmula. Estas serán su principal fuente de nutrición. Antes de lanzarse, hay que analizar en qué situación se encuentra el bebé:

  • Debe ser capaz de sentarse por sí mismo (sedestación). Si no puede sentarse cuando él lo desee, aunque tenga seis meses, habrá que esperar antes de comenzar el BLW.
  • Es importante que tenga buena coordinación mano-boca para poder experimentar con los alimentos que se le ofrezcan.
  • Deberá tener desarrolladas las capacidades motoras que le permitan manipular trozos de comida en la boca.

Recomendaciones para aplicar el método de alimentación BLW

Desde nuestra consulta de psiconutrición Huesca, recibimos padres preocupados por no saber cómo empezar con el método de alimentación BLW. Nuestras recomendaciones son las siguientes:

Ofrecer alimentos nuevos de uno en uno

Los alimentos deben ofrecerse al bebé de uno en uno, con una diferencia de tres días entre ellos. Es necesario que se ejecute de esta forma para averiguar si el niño padece algún tipo de alergia.

Método de alimentación BLW: Trozos grandes

Los trozos de comida que se le presenten en el plato deben ser un poco más grandes que su puño para que pueda agarrarlos y chupetearlos.

Forma de palo

La mejor manera que puede tener la comida es la de un palo. Hay que cortar la verdura, la fruta y la proteína en forma de bastón grueso. De este modo, podrá sujetarlas de modo práctico y le será mucho más fácil manejar su comida.

No demasiado duros

Los alimentos no deben estar demasiado duros, pues los trozos que entren en su boca deben disolverse con la presión de las encías.

Control de temperatura

Los alimentos no deben servirse recién cocinados, dado que la temperatura puede ser muy alta. Es mejor dejarlos templar un poco para que el niño no se queme ni las manos ni la boca.

Ofrecer al menos tres alimentos diferentes

Cuando los meses han pasado y el bebé ya tiene disponibles más de un alimento para comer, es bueno que en su plato haya al menos tres diferentes. De esta manera, jugará con los sabores y las texturas a la vez que ingiere los nutrientes que necesita, como por ejemplo brócoli cocido, huevo duro y manzana asada. Recuerda que la textura de la comida debe ser similar a la de un plátano maduro, nunca dura.

Vigilar durante todo el proceso de comer

No le quites los ojos de encima a tu hijo mientras come: aunque es un método seguro, siempre es mejor evitar posibles sustos.

No interferir en el método de alimentación BLW

No le ofrezcas comida, deja que sea él quién la tome del plato. El BLW no es solo un método de alimentación, sino una herramienta multidisciplinar que ayuda a los niños a trabajar diferentes áreas.

Tranquilidad: los primeros días o semanas apenas comerá. Parecerá que juega con la comida, que la tira, que no ingiere, sino que sorbe. No pasa nada. Por eso se llama alimentación complementaria, porque al principio la leche seguirá siendo su principal fuente de alimentación. Con el tiempo, perfeccionará su técnica y comerá más sustancialmente.

Más
articulos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×