Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La alimentación y el descanso son claves en verano

El verano puede ser una época complicada a nivel emocional para muchas personas, pero también física. Encontrar un equilibrio entre cuidarnos por dentro y por fuera es la clave para conseguir pasar un verano agradable con las personas de nuestro entorno. Por ello es importante cuidarnos, psicológica y físicamente. Pues en verano la alimentación y el descanso son claves para encontrarnos bien.

Sabemos que es una etapa muy movida, salimos más, pasamos días en la playa, nos hacemos más concesiones alimentarias y en ocasiones nos movemos menos debido el calor. Aun así, existen unos cuidados mínimos que debemos llevar a cabo, pues, aunque el verano pueda parecer divertido, el calor puede jugarnos malas pasadas.

Si no llevamos una correcta alimentación y el descanso no es el adecuado, el calor puede afectarnos de forma negativa, por ello a continuación, desde nuestra clínica de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas os aportamos estos consejos:

  • Disconfort físico: Las altas temperaturas pueden provocar malestar físico, como fatiga, deshidratación, dificultad para dormir, falta de apetito y dolores de cabeza. Estos síntomas pueden afectar el estado de ánimo y provocar irritabilidad, frustración y cambios en el comportamiento.
  • Estrés térmico: La exposición prolongada al calor intenso puede causar estrés térmico, que se produce cuando el cuerpo no puede regular adecuadamente su temperatura interna. Esto puede llevar a una sensación de agotamiento, confusión, ansiedad y dificultad para concentrarse.
  • Alteración del sueño: Las altas temperaturas pueden dificultar el sueño adecuado, lo que puede afectar negativamente el estado de ánimo y el funcionamiento cognitivo. El sueño insuficiente o de mala calidad puede aumentar la sensibilidad al estrés, la irritabilidad y la susceptibilidad a los trastornos del estado de ánimo.
  • Afectación de actividades recreativas y sociales: El calor extremo limita las actividades recreativas al aire libre y afectar la capacidad de socializar. Esto puede llevar a la sensación de aislamiento, aburrimiento y pérdida de disfrute, lo que puede afectar negativamente la salud mental y el bienestar emocional.
  • Aumento de la ansiedad y la depresión: Algunas personas pueden experimentar un aumento de la ansiedad y la depresión durante períodos de calor intenso. Esto puede estar relacionado con los cambios en los ritmos circadianos, la falta de sueño, el malestar físico y la restricción de actividades sociales y recreativas.

La alimentación y el descanso son claves

El descanso y la alimentación juegan un papel fundamental en el bienestar durante el verano. Aquí se presentan algunas razones por las cuales estos aspectos son clave:

Hidrátate a menudo

Durante el verano, es crucial mantenerse hidratado debido a las altas temperaturas y la posibilidad de una mayor pérdida de líquidos a través de la transpiración. Una adecuada hidratación contribuye al buen funcionamiento del cuerpo, ayuda a regular la temperatura corporal y promueve una piel saludable. Beber suficiente agua y consumir alimentos ricos en agua, como frutas y verduras, es esencial para mantenerse hidratado durante el verano.

Descansa todo lo que puedas

El descanso adecuado es fundamental para mantener niveles óptimos de energía y vitalidad. Durante el verano, cuando las actividades al aire libre y las altas temperaturas pueden ser agotadoras, el descanso adecuado ayuda a recuperar la energía y a mantener un estado de ánimo positivo.

Aliméntate acorde a la temperatura que haya

Una alimentación equilibrada es importante durante el verano para regular el apetito y la digestión. Optar por alimentos frescos y ligeros, como frutas, verduras, ensaladas y alimentos ricos en fibra, puede ayudar a mantener una buena digestión y evitar molestias estomacales.

Come frutas y verduras frescas

La alimentación adecuada y el descanso contribuyen al fortalecimiento del sistema inmunitario, que es especialmente relevante en el verano, cuando estamos expuestos a diferentes microorganismos y actividades al aire libre. Consumir alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, y permitir un descanso adecuado, ayuda a mantener un sistema inmunitario fuerte y a prevenir enfermedades.

Gestión del estrés

Tanto el descanso como una alimentación equilibrada pueden ayudar a reducir el estrés. El verano a menudo se asocia con vacaciones y tiempo libre, lo cual es una oportunidad para desconectar y relajarse. Además, una alimentación adecuada que incluya alimentos nutritivos y evite el consumo excesivo de alimentos procesados y azucarados puede contribuir a un equilibrio emocional y a la reducción del estrés.

Más
articulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
×