Consejos para iniciar la alimentación complementaria

La alimentación complementaria de los bebés suele causar muchas inquietudes en los padres, pues no saben cuándo empezar y qué alimentos comenzar a darles. Para aquellos que no lo sepan, la alimentación complementaria es la incorporación de alimentos sólidos a la dieta de un bebé cuando este alcanza los 6 meses de edad. No suele iniciarse antes por considerar que la lactancia materna exclusiva o la leche de fórmula suplen su alimentación hasta esa fecha.

Es la edad idónea porque ya suelen estar sentados solos durante mucho tiempo sosteniendo su cabeza. Además, se encuentran en una etapa muy exploradora, donde se lo llevan todo a la boca. Esto no permite ofrecerles muchos tipos de alimento, dado que aún no son muy selectivos. A los 6 meses ya deben haber alcanzado la maduración necesaria a nivel neurológico, gastrointestinal, renal e inmune, clave para que todo el proceso digestivo se lleve a cabo.

Consejos para iniciar la alimentación complementaria

A continuación detallaremos algunos consejos básicos para iniciar la alimentación complementaria de forma saludable:

Cómo hacerlo

La mejor forma de comenzar este tipo de alimentación es hacerlo un día tranquilo, en el que el bebé se encuentre receptivo. Es mejor empezar en la comida del mediodía, antes de su toma de leche, para que el bebé tenga hambre y se entusiasme al recibir la comida que se le ofrezca.

Puedes darle comida molida, a modo de puré o papilla, o aplicar el método BLW, para el cual también tenemos un artículo en el blog.

Primeros alimentos

No existen alimentos específicos que se recomienden que sean los primeros, pues eso dependerá de la cultura de las diferentes regiones y familias. Pero la recomendación básica es hacerlo de uno en uno para ver si hay intolerancias. Si el primer día le das pollo, al siguiente puedes darle pollo y patata; al tercero, patata y ternera, y así consecutivamente para poder ver si alguno causa reacción.

En caso de que esto ocurra, puede darse de diferentes formas: sarpullido en la cara o las manos, inflación de las mucosas o asfixia. Si es asfixia, acude a urgencias rápidamente; si solo son manchas o irritación, retira el alimento y vuelve a introducirlo pasadas unas semanas. Esta es la manera correcta de saber si son alérgicos o si únicamente han sido reactivos de manera puntual.

Cómo introducir fruta

Cualquier fruta es buena para iniciarse, ya sean presentadas enteras o molidas, siempre de manera natural. Los zumos no son aconsejados en esta etapa ni en ninguna, y en el caso de los bebés es mejor obviarlos.

Cada fruta debe presentarse de manera diferente. Durante los primeros meses, debes ofrecerle trozos grandes que pueda agarrar cómodamente para llevárselos a la boca. Cuando ya sabe hacer la pinza con los dedos, es momento de ofrecerle fruta troceada, como las uvas o los arándanos. Este tipo de fruta pequeña y esférica siempre debe ser ofrecida cortada en cuatro para evitar atragantamientos.

Las frutas consideradas altamente alergénicas, como fresas, melón, piña y kiw, deben ofrecerse solas.

Cómo introducir verdura

Todas las verduras son buenas, pero no es recomendable que consuman las de hojas verdes, como las acelgas o las espinacas, hasta que tengan un año, dado que tienen un alto contenido de nitritos para su pequeño organismo.

Los primeros meses, las verduras deben ofrecerse muy tiernas, tanto que con dos dedos puedas aplastarlas. Patata cocida, brócoli cocido, zanahoria hervida o judías verdes son muy buenos y fáciles de coger al principio. Si quieres ofrecerle guisantes, hazlo aplastados, que los pueda coger, pero que no se vaya a atragantar con ellos.

Cómo introducir cereales

Los profesionales recomiendan no introducir cereales hasta los 6 meses. Si vas a utilizar el método BLW, puedes comenzar dándole arroz, ya sea chafado o en forma de hamburguesa, junto con otros alimentos. La quinoa, el maíz, la avena o el pan de calidad son buenos productos para hacerlo. Al ser considerados posibles alérgenos, hazlo de uno en uno, con varios días de diferencia entre ellos. En caso de reacción, podremos verificar cuál fue el responsable y retirarlo para luego volver a introducirlo.

Carnes y pescado

La carne es una gran fuente de hierro. Debido a que puede ser un poco dura para el primer año, es mejor presentarla molida o en forma de hamburguesa de alta calidad.

Legumbres y huevo

Las legumbres son muy saludables, sobre todo si se mezclan con un carbohidrato de calidad. La soja es altamente alergénica, por lo que es mejor ofrecerla sola en formatos como el tofu, por ejemplo. Con el huevo ocurre lo mismo, pero en este caso hazlo en diferentes formatos, cocido o en tortilla, pues la reacción alergénica puede ser diferente.

Si tienes dudas, siempre puedes recurrir a nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas. Nosotros te guiaremos y haremos un plan de acción personalizado para ti y tu bebé.

Más
articulos

maria-marcen-psicologa-huesca
Noticias
Cristina Yebra Cañardo

Servicio de psicología

Nuestro regalo de Reyes este 2021 fue poder añadir el servicio de psicología a nuestra clínica gracias a la ayuda de María Marcén, psicóloga general

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×