Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Alimentación para SOP: recomendaciones

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es una afección muy compleja que debe tratarse de manera holística. Una de las acciones que se deben llevar a cabo para poder equilibrar los síntomas es llevar una alimentación más cuidada. Por ello en esta ocasión queremos hablar de forma específica sobre la alimentación para SOP, la cual debe personalizarse dado los problemas que este síndrome puede acontecer.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una afección endocrina que afecta a las mujeres en edad reproductiva. El SOP puede variar de mujer a mujer, pero pueden incluir períodos menstruales irregulares o ausentes, aumento de peso, acné, crecimiento de vello facial y corporal, y problemas de fertilidad. También puede haber niveles elevados de hormonas masculinas (andrógenos) en la sangre.

El SOP no tiene cura, pero los síntomas se pueden tratar con cambios en el estilo de vida, como hacer ejercicio regularmente y seguir una dieta saludable. Además, también se puede tomar suplementación que puede ayudar a equilibrar otros síntomas como la resistencia a la insulina, la subida de peso, o la caída de pelo.

Es un proceso largo y complejo que suele ocasionar muchos problemas pero que por suerte se puede tratar. Hay que hacerlo acompañada, pues será necesario acudir al ginecólogo, endocrino, nutricionista, etc. Si estás pasando por algo así, desde nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas podemos asesorarte para hacerte el camino más sencillo.

La alimentación para SOP

El principal tratamiento que se puede realizar cuando se tiene SOP es el de llevar una alimentación específica para ello, acompañado de ejercicio de fuerza regular.

Alimentos recomendados

Existe una serie de alimentos que podemos y debemos incluir en la alimentación si se tiene SOP:

Carbohidratos integrales

Los cereales blancos no son recomendables, es mejor sustituirlos por aquellos que tengan una mejor calidad nutricional como los integrales. Esto aportan más fibra y contienen un índice glucémico menor, lo que permite que la glucosa en sangre se eleve más paulatinamente. Es la única manera de ayudar a gestionar la resistencia a la insulina.

Frutas y verduras

Las frutas y las verduras son ricas en fibra, vitaminas, minerales, entre otros nutrientes. En el caso de las frutas el índice glucémico es muy variable. Aquellas que se comen con piel suelen tenerlo más bajo (fresa, arándano) y los que sí la tienen (sandía, piña) lo tienen más alto. Un consejo que solemos dar a la hora de consumirla es acompañarlas de un puñado de frutos secos. La grasa nos saciará más y hará que el pico glucémico en sangre sea más paulatino y no tan rápido.

Las verduras, por otro lado, podrán clasificarse como libres, pues suelen contar con una muy baja carga calórica y alto contenido en fibra. Pero no todo es válido, algunas cuentas con una carga alta de almidón, sobre todo cuando son cocidas, es el caso de la zanahoria o la calabaza.

Legumbres

Las legumbres son ricas en fibra y cuentan con un índice glucémico bajo, además de una carga proteica alta, si se mezcla con ciertos carbohidratos la haremos completa. Son muy versátiles y se pueden hacer con ellas una amplia variedad de preparaciones.

Proteínas

Las proteínas no suelen elevar la insulina en sangre, que es lo que buscamos cuando padecemos SOP, ya que a este síndrome va asociado tener resistencia a la insulina. Las proteínas son muy saciantes y no solo se encuentran en la carne, también en los frutos secos, el tofu o las legumbres.

Grasas saludables

Las grasas omega-3 serán esenciales para mejorar la sensibilidad a la insulina, regulando los niveles de colesterol “bueno”. El Omega 3 ayuda a regular una hormona producida por la hipófisis, la prolactina, la cual cuando está descompensada produce anovulación. Incrementar el consumo de grasas buenas para mejorar los niveles de HDL, será clave, pues todas las hormonas nacen del colesterol.

Alimentos no recomendados

Algunos de los alimentos que se deben evitar si se padece SOP, son varios, pues afectan de forma negativa al equilibrio hormonal y a la resistencia a la insulina:

  • Azúcar y alimentos procesados: Los alimentos procesados y ricos en azúcar, como los dulces, las galletas, los pasteles, las bebidas azucaradas y los alimentos fritos, pueden provocar un aumento de peso y desequilibrar los niveles de insulina y glucosa en el cuerpo.
  • Grasas saturadas: Las grasas saturadas se encuentran en alimentos como la carne roja, la mantequilla, el queso y otros productos lácteos enteros. Estos alimentos pueden aumentar la inflamación en el cuerpo y provocar problemas de peso y hormonales.
  • Carbohidratos refinados: Los carbohidratos refinados se encuentran en alimentos como el pan blanco, la pasta y el arroz blanco. Estos alimentos tienen un alto índice glucémico y pueden desequilibrar los niveles de azúcar en sangre.
  • Lácteos: Los productos lácteos pueden contener hormonas adicionales que pueden afectar a los niveles de hormonas sexuales en el cuerpo. Además, algunos estudios sugieren que los productos lácteos pueden aumentar la producción de insulina en el cuerpo.

Más
articulos

Sin categoría
Cristina Yebra Cañardo

Salsa agridulce casera

¿A quién no le apetece cenar unos rollitos de primavera sin tener mal de conciencia?
Pues esta salsa es ideal para acompañarlos, toma nota.

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×