¿Es buena la leche para adultos?

La leche se ha vuelto un tema muy controversial en la actualidad: los partidarios y los detractores de sus beneficios y su importancia están divididos. Aunque en la mayoría de los casos se consensúa que para los niños es importante por su riqueza en calcio y proteínas, en el caso de la leche para adultos las opiniones son dispares. Por ello, desde nuestra consulta de psiconutrición Huesca Rompiendo Dietas, vamos a analizar el porqué de esta cuestión.

Hace unos años se empezó a viralizar una frase que no hizo mucho bien, aunque tampoco un gran mal. Se decía que el ser humano es el único mamífero que sigue tomando leche una vez que ha crecido. Y claro, es que el ser humano, cuando deja de tomar leche materna, comienza a tomar leche de otros animales que poco o nada tiene que ver con la nuestra. Esto se debe a que es un alimento más, con sus nutrientes, por lo que nos aporta una serie de beneficios.

La leche aporta un alto valor biológico: grasa, calcio, vitamina A, D e hidratos. Esto supone una fuente fantástica de alimentos para niños y adultos, siempre y cuando no tengan ningún tipo de intolerancia. Los derivados de la leche no cuentan con los mismos macronutrientes, dado que, al estar modificada, aumentan o disminuyen. Por lo tanto, su consumo no es algo imprescindible en sí mismo.

Leche para adultos: aclaración

Desde nuestra clínica Rompiendo Dietas queremos aclarar un punto que creemos es el que ha suscitado tanta disputa sobre la leche en los últimos años: ningún alimento es imprescindible por sí mismo, y las dietas veganas y vegetarianas han traído este tema a la palestra. Los nutrientes que aporta la leche de vaca pueden conseguirse a través de otros alimentos; por lo tanto, podría sustituirse con un poco de conocimiento.

Por ello, a continuación hablaremos de las ventajas y desventajas de tomar leche para adultos, teniendo en cuenta que se considera que, pasada la edad de crecimiento, lo que puede aportarnos la leche es poco, e incluso algunos afirman que puede llegar a enfermarnos.

Ante esto hay que tirar de ciencia y de sentido común. Si la leche es un alimento que te sienta bien, no te hace reacción cutánea, no te inflama y te gusta, puedes seguir tomándola. Ahora bien, la lactosa y la caseína de la leche en ocasiones no son digeridas de forma óptima por todos los organismos. Por esta razón, a muchas personas les sientan mal la leche de vaca y sus derivados, y no otras, como la de cabra y oveja.

Como puedes ver, no tenemos una respuesta fija y contundente ante el hecho de si puedes, quieres o debes tomar leche de vaca. Todo queda sujeto a la decisión personal y a la forma en que la digerimos.

Ventajas

La leche pasteurizada aporta una serie de beneficios, pues es un producto natural que se consume desde hace miles de años. Su valor nutritivo es muy alto y, por lo tanto, completo.

Cuenta con:

  • Proteínas
  • Grasas saludables
  • Hidratos de carbono
  • Vitaminas
  • Minerales

Es un alimento muy completo y beneficioso, sobre todo cuando se da en los primeros años de vida, pues ayuda al desarrollo y crecimiento del niño. Tomar leche cuando se es adulto mayor es también bueno, aunque no absorvan de la misma forma los macros sí nos aporta una serie de compuestos que nos vienen bien.

Tomar leche entera, desnatada o semi dependerá de la etapa de crecimiento en la que nos encontremos y de la actividad física que realicemos. Si es para niños, lo mejor es tomarla entera, pues aporta muchos beneficios para su crecimiento; si somos adultos y sedentarios, pero nos gusta tomar leche, quizás la desnatada o la semi serían una buena opción.

Desventajas

La teoría de que la leche es mala se basa en que nuestro organismo, una vez que crecemos, no estaría preparado para asimilar otra leche que no sea la materna. Pero los estudios dicen que el ser humano genera una enzima llamada lactasa, que es la que se encarga de ayudar en la digestión de la leche. El único problema viene cuando nuestro cuerpo, por el motivo que sea, deja de generarla y, por lo tanto, aparecen las molestias cuando bebemos leche.

Una vez aclarado esto, analizamos la leche como tal, y observamos que, aunque es un alimento completo, le falta lo siguiente:

  • No contiene fibra, y aporta una dosis muy baja de hierro y vitamina C.
  • No sienta bien a muchas personas: produce acidez si no digieres bien la lactosa.
  • Está contraindicada si se padecen enfermedades inflamatorias, como la artritis.
  •  Las personas con anemia ferropénica no deben consumir leche de vaca, pues, al ser alta en fósforo y calcio, podría dificultar la absorción del hierro.

La alternativa más “parecida” a la leche que podríamos encontrar en el mercado es la bebida vegetal de soja. Las demás no se acercan ni un poco a la variedad de nutrientes que tiene la leche de vaca.

Más
articulos

Recetas
Cristina Yebra Cañardo

Mermelada de fresa

¡Que levante la mano quién le guste un buen desayuno!

Con esta receta ya no hay excusas para comerte una buena tostada con mermelada

Read More »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter

×